TRADUCTOR

English seorimícuaro French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 10 de octubre de 2013

SEGOVIA MUSEO PALACIO EPISCOPAL



Hace unos días... recorría  la plaza de San Esteban, tras una cuarteada pelota de cuero, en pantalones cortos junto con mis amigos; la grandiosa puerta del Obispado nos servía como portería para nuestros juegos y peripecias, de esto hace un montón de años, pero realmente parece que fue ayer, cuando al meterme  un gol uno de los camaradas de juegos me aventuraba hacia las entrañas de aquel magnífico edificio en pos de mi pelota arrugada. Mi mirada de  miedo y furtiva hacia ese patio enorme, que nos producía un respeto inmenso, para salir corriendo con ella antes de que mi presencia fuera descubierta por algún morador de tan suntuoso edificio.



Por fin ha sido restaurado este inmueble histórico de finales del siglo XVIII, Residencia de Obispos y Gobernadores Generales Y lugar de descanso de grandes personajes históricos, como José Bonaparte.

Situado en la Plaza de San Esteban, compite en solemnidad y grandeza con la Catedral de Segovia próxima a este enclave. Esta magnífica restauración  ha sido posible a personas, como es el caso de una pareja de empresarios segovianos, que con su gran tesón y trabajo han conseguido esta apertura del Palacio Episcopal, conjugando la suntuosidad del edificio, su mobiliario y las colecciones personales de D. Eleuterio Laguna y Juana Lomillos que componen el museo, junto con las obras del antiguo museo Diocesano.
 


El Museo ocupa la primera planta del edificio, cuyo mobiliario, junto con su distribución y función original, se ha conservado. La colección la componen tres conjuntos, uno de cerámica de la familia Zuloaga, otro de vidrio y cristal de la Real Fábrica de la Granja y un tercero de arte religioso del Museo Diocesano de Segovia.



Tras subir al primer piso, observando la magnificencia de su antesala, escaleras y techos originales, me encontré con dos jóvenes que amablemente me pidieron el importe de la entrada, en mi caso 3 euros, no soy lo suficientemente viejo ni joven para pagar 2 euros. Como anécdota destacar que delante de mí un par de segovianos, un tanto fastidiados e indignados, tuvieron que rascarse el monedero al tener que abonar una entrada, aún reivindicando que eran de Segovia.

Significar que no me parece caro para los tiempos que corren, pero haciendo una salvedad: ¡Podrían estudiar una fórmula que facilitara el acceso a los paisanos!

Me permito proponer una idea al señor Lute (para los amigos y conocidos)

Los miércoles considerarlo como día del segoviano, entrada libre al museo tras una consumición en su bar restaurante situado en el citado museo, de esta forma fomentaría la cultura  y  daría a conocer sus instalaciones, yo lo llamaría “matar dos pájaros de un tiro”.
Especial agradecimiento a dos simpáticas empleadas del museo, María y Patricia, que con su sonrisa y atención en todo momento supieron resolver mis dudas y hacerme ver detalles que de no ser por ellas hubiesen pasado desapercibidos a unos ojos normales, “GRACIAS CHICAS”.


El Museo Palacio Episcopal dedica, por orden cronológico, cuatro salas a la exposición, albergando más de trescientas obras entre cerámica, pintura y fotografía de Daniel Zuloaga y familia, así como del taller y de los colaboradores y amigos de Daniel.  Se pueden admirar obras de pequeño formato y grandes murales utilizados para decorar portales y fachadas de edificios.


LOS ZULOAGA.

Daniel Zuloaga Boneta nació en Madrid el 8 de Abril de 1852  y murió en  Segovia, el  26 de diciembre de 1921, siendo su vida dedicada íntegramente a su gran sueño, ser un exponente dentro de la cerámica y pintura tanto en España como internacional mente hablando, estando  considerado uno de los renovadores del arte ceramista en España, al mismo tiempo recuperando antiguas formas de trabajo de estas.

 Trabajó principalmente desde sus talleres de Madrid y Segovia, pero su obra se extiende por toda la geografía española, y gracias a su participación en distintas exposiciones internacionales, pueden encontrarse piezas suyas en diferentes países de Europa



Su trabajo se caracterizó por la recuperación de antiguas técnicas ceramistas, como la cuerda seca, la cuenca y el reflejo metálico, introduciendo los estilos de moda en Europa como el neo renacentista y el modernismo.
Por las influencias de su padre, desde muy joven trabajó en el Palacio Real, y tras su formación en Francia, abrió junto a sus hermanos su primer taller, en la Real Fábrica de la Moncloa, cuya obra más representativa fueron las fachadas del Palacio de Velázquez. Al resto de sus talleres se deben obras como la estufa del Palacio de Cristal del Retiro y la cerámica del Hospital de Maudes en Madrid, entre otras muchas.







































VIDRIO DEL REAL SITIO DE  LA GRANJA DE SAN ILDEFONSO.

La  colección de vidrio de la Granja “Laguna-Lomillos” que ahora nos ocupa, conserva verdaderamente una de las colecciones más importantes y representativas que tenemos en España, no solo por su rica variedad de estilos, épocas o procedencias de sus piezas, sino también por la calidad de muchos de sus ejemplares.

 
 


En  la exposición se ha seleccionado un grupo de más de trescientas piezas de vidrio y cristal de La Granja, de una cronología que parte del siglo XIX. El conjunto de obras pasa por el tiempo Segoviano, abarcando cronológicamente periodos Barroco, Historicista, Clasicista e Imperio.
 




 


 

 
 
MUSEO DIOCESANO.
Formada por un número de obras originarias de diferentes parroquias de la Diócesis Segovianas. Entre ellas figuran joyas de arte de diferentes épocas y estilos que fueron realizadas por diferentes artistas para deleite de nuestros ojos actualmente.














 

EL PALACIO EPISCOPAL.
El Palacio Episcopal de Segovia posee una larga trayectoria histórica a través de sus diferentes etapas. Diferentes propietarios ha tenido el edificio, desde el Mayorazgo del Conde de Puñonrostro, la Familia Salcedo, hasta ser comprada por el Obispo de Segovia Murillo, siendo de esta forma el inicio del que sería el Palacio Episcopal con sus ampliaciones hasta ser uno de los más emblemáticos edificios Segovianos.



 
 
En el interior podrá visitarse las distintas dependencias, tanto privadas, como las que se utilizaron oficialmente para los cometidos del Obispado, manteniéndose tanto el mobiliario, como suelos, ventanales techumbres, puertas originarias de edificio en su época de esplendor.
 
 

 




































JARDINES,PRIVADOS DEL OBISPADO 
Tras la imponente fachada del edificio y su patio central,  nos encontramos con un espacio dedicado ala meditación, y rezo en la época. Al adentrarnos entre sus verdes jardines y sus imponentes ramas arboladas, nos damos cuenta de la importancia que tuvo dicho lugar para los obispos, pues nos traslada a un aislamiento del entorno, escuchando el leve murmullo de la fuente al correr en el entorno junto al canto de los pájaros.




 

Tras la visita, que mejor lugar para degustar un buen vino de la zona, acompañado de un aperitivo, que nos abrirá boca, para posteriormente poder degustar en el mismo lugar una buena cocina segoviana.



Deseando, desde esta mí  humilde página,  que haya sido de vuestro agrado esta visita, os sugiero e invito a visitar y perderse por sus salas para deleitar con tranquilidad todas sus obras. Esto ha sido un breve recorrido ante la grandeza de obras que encierran sus muros. 



3 comentarios:

Santiago Franco Tejedor dijo...

Maravilloso recorrido por el Museo Palacio Episcopal. Gracias.

MAR dijo...

Unas fotos ideales.
Hace muchos años, visité la Granja, ni la recordaba...
Bss

Melodie Rodríguez dijo...

Vaya Gustín... Ha sido como visitar yo misma el museo, no ha dejado liebre con cabeza eh jajaja

Muy chulas las fotografías, a ver cuándo aprendo yo a hacer mejores fotos...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...